¿Cómo Scientology me ayuda con...?
Página Principal Sitos Relacionados Librería Test de la Personalidad Más Información

RELACIONES

METAS EN LA VIDA

FAMILIA

NIÑOS

CARRERAS

METAS EN LA VIDA;
EL FUTURO


DEPENDENCIA A LAS DROGAS

AUTOESTIMA

INTEGRIDAD

COMUNICACIÓN

PROBLEMAS EN
EL ESTUDIO


LOS CONFLICTOS

SOLUCIONES

EMOCIONES NO DESEADAS

EL ESTRÉS

NEGATIVISMO


La Causa de la Supresión
La Causa de la Supresión:
CURSOS GRATUITOS
POR INTERNET

¿Cómo Scientology me ayuda con...?


    ¿Cómo
Scientology
    me ayuda
         con...?



Existen ciertas características y actitudes mentales que ocasionan que aproximadamente el 20% de una raza se oponga violentamente a cualquier actividad o grupo de mejoramiento. Se sabe que esas personas tienen tendencias antisociales.

Cuando la estructura legal o política de un país se transforma de tal manera que prefiere a personalidades así en puestos de confianza, entonces todas las organizaciones civilizadoras del país sufren supresión, y a esto le sigue una barbarie de criminalidad y opresión económica.

Las personas antisociales cometen crímenes y actos criminales. Comúnmente, los pacientes de las instituciones mentales descubren que el origen de su estado se halla en el contacto con personalidades como estas.

Por lo tanto, en los ámbitos del gobierno, actividades policiales y salud mental, por citar unos pocos, vemos que es importante poder detectar y aislar a este tipo de personalidad para proteger a la sociedad y a los individuos de las consecuencias destructivas que acompañan al hecho de dar rienda suelta a esas personas para dañar a los demás.

Dado que sólo comprenden el 20% de la población, y como sólo un dos y medio por ciento son de verdad peligrosas, vemos que con muy poco esfuerzo podríamos mejorar considerablemente el estado de la sociedad.

Ejemplos muy conocidos, incluso sobresalientes, de ese tipo de personalidad son naturalmente Napoleón y Hitler. Dillinger, Pretty Boy Floyd, dos atracadores de bancos americanos, Christie, un asesino de mujeres inglés, y otros criminales famosos son ejemplos muy conocidos de la personalidad antisocial. Pero con semejante reparto de personajes en la historia, descuidamos los ejemplos menos sobresalientes, y no percibimos que personalidades así existen en la vida real, son muy comunes y con frecuencia pasan desapercibidas.

Cuando buscamos la causa de que un negocio esté fracasando, inevitablemente descubriremos entre sus miembros a la personalidad antisocial trabajando duro.

En las familias que se están desintegrando, comúnmente encontramos que una u otra de las personas involucradas tiene una personalidad así.

Cuando la vida se ha vuelto difícil y se está fracasando, un cuidadoso examen del área, hecho por un observador entrenado, revelará a una o varias de estas personalidades en acción.

Dado que un 80% de nosotros trata de progresar, y sólo un 20% trata de impedirlo, nuestras vidas serían mucho más fáciles de vivir si estuviéramos bien informados respecto a las manifestaciones exactas de dicha personalidad. De esa manera, podríamos detectarla y ahorrarnos muchos fracasos y amarguras.

Por lo tanto, es importante examinar y enumerar los atributos de la personalidad antisocial. Influyendo como lo hace en la vida diaria de tantos, es necesario que la gente decente esté mejor informada sobre este tema.


¿Cómo Scientology me ayuda con...?
Una proporción relativamente pequeña de una raza, cerca del veinte por cento, posee características antisociales. Causa problemas, en forma desproporcionada a su número, al ochenta por ciento restante.


Atributos

La personalidad antisocial tiene los siguientes atributos:

1. Habla sólo en términos muy generales. “Dicen...”, “todo el mundo piensa...”, “todos saben...” y expresiones así son de uso continuo, especialmente al difundir un rumor. Cuando se le pregunta: “¿Quién es todo el mundo...?”, por lo general resulta que es una sola fuente; y a partir de esa fuente, la persona antisocial ha inventado lo que pretende que es la opinión de toda la sociedad.

Esto le parece natural, ya que para ella toda la sociedad es una gran generalidad hostil, especialmente contra la personalidad antisocial.

2. Una persona así trafica principalmente con malas noticias, observaciones críticas u hostiles, invalidación y supresión general.

En tiempos pasados se le describió como “chismoso”, “pájaro de mal agüero” o “traficante de rumores”.

Es notable que una persona así nunca transmite buenas noticias u observaciones elogiosas.

3. La personalidad antisocial, cuando transmite un mensaje o una noticia, altera la comunicación para empeorarla.

Detiene las buenas noticias y sólo transmite las malas, que con frecuencia adorna.

Una persona así, también finge pasar “malas noticias” que en realidad son inventadas.

4. Una característica de la personalidad antisocial, y una de las cosas lamentables acerca de ella, es que no responde al tratamiento o a la reforma.

5. Cerca de una personalidad así, vemos compañeros o amigos acobardados o enfermos que, aun cuando no se vuelven realmente locos, se conducen en la vida de manera incapaz, fracasando, sin triunfar.

Esas personas causan problemas a los demás.

Al tratar o educar al compañero íntimo de la personalidad antisocial, éste no tiene ganancia estable, sino que recae con rapidez o pierde las ventajas de su conocimiento, ya que está bajo la influencia supresiva de la otra persona.

Al tratar físicamente a estos compañeros, generalmente no se recuperan en el tiempo esperado, sino que empeoran y sus convalecencias son deficientes.

Es bastante inútil tratar, ayudar o entrenar a personas así mientras permanezcan bajo la influencia de la persona antisocial.

La mayoría de los dementes, lo están debido a estas personas antisociales con las que están relacionados; y por la misma razón, no se recuperan fácilmente.

Injustamente, muy pocas veces vemos realmente a la personalidad antisocial en una institución mental o social; sólo sus “amigos” y su familia están ahí.

6. La personalidad antisocial elige habitualmente el blanco incorrecto.

Si un neumático se pincha por conducir sobre clavos, maldice a un compañero o a algo que no es la fuente causante del problema. Si en la casa de al lado la radio está demasiado fuerte, él patea al gato.

Si la causa obvia es A, la personalidad antisocial inevitablemente culpa a B, C o D.

7. La personalidad antisocial no puede terminar un ciclo de acción. Toda acción sigue una secuencia en que se inicia, se continúa mientras se requiera y se termina como se había planeado. Esto se conoce en Scientology como un ciclo de acción.

El antisocial acaba rodeado de proyectos incompletos.

8. Muchas personas antisociales confiesan abiertamente los crímenes más alarmantes cuando se les obliga a hacerlo, pero no tienen el más mínimo sentido de responsabilidad acerca de ellos.

Sus acciones tienen poco o nada que ver con su propia voluntad; las cosas “simplemente sucedieron”.

No tienen sentido alguno de la causa correcta; y en especial, no pueden experimentar por lo tanto, ninguna sensación de remordimiento o vergüenza.

9. La personalidad antisocial sólo apoya a grupos destructivos, y muestra enojo violento y ataca a cualquier grupo constructivo o de mejoramiento.

10. Este tipo de personalidad sólo aprueba acciones destructivas y lucha contra acciones o actividades constructivas o de ayuda.

A menudo se encuentra que el artista, en especial, atrae a individuos con personalidad antisocial, que ven en su arte algo que debe destruirse, y encubiertamente, “como un amigo”, proceden a intentarlo.

11. Ayudar a otros es una actividad que casi vuelve frenética a la personalidad antisocial. Sin embargo, colabora estrechamente en actividades que destruyen en nombre de la ayuda.

12. La personalidad antisocial tiene un sentido incorrecto de la propiedad y piensa que la idea de que alguien posea algo es un pretexto inventado para engañar a la gente. En realidad, nada se posee nunca.


La razón basica

La razón básica de que la personalidad antisocial se comporte como lo hace, radica en un terror oculto a los demás.

Para una persona así, cualquier otro ser es un enemigo; un enemigo al que se debe destruir en forma encubierta o manifiesta.

La obsesión es que la supervivencia misma depende de “oprimir a los demás” o “mantener a la gente en la ignorancia”.

Si alguien prometiera hacer a otros más fuertes o más inteligentes, la personalidad antisocial sufriría la angustia extrema del peligro personal.

Su razonamiento es que si tienen tantos problemas con la gente que les rodea, siendo esta débil o estúpida, perecerían si alguien se hiciera más fuerte o inteligente.

Una persona así carece de confianza hasta el punto del terror. Generalmente esto está enmascarado y no se manifiesta.

Cuando una personalidad así se vuelve loca, el mundo está lleno de marcianos o agentes del FBI; y cada persona con la que se encuentra, es en realidad un marciano o un agente del FBI.

Pero la mayoría de estas personas no muestra señales externas de locura. Parecen bastante racionales. Pueden ser muy convincentes.

Sin embargo, la lista antes mencionada consta de características que una persona así no puede detectar en sí misma. Esto es tan cierto que si usted pensó que se encontraba en alguno de los puntos anteriores, con toda seguridad usted no es antisocial. La autocrítica es un lujo que la persona antisocial no puede permitirse. Deben tener razón porque, según ellas, están en continuo peligro. Si probara que una de ellas está equivocada, podría incluso hacer que enfermara de gravedad.

Sólo la persona cuerda, bien equilibrada, trata de corregir su conducta.


Alivio

Si eliminara de su pasado mediante búsqueda y descubrimiento adecuado a las personas antisociales que ha conocido, y si luego se desconectara de ellas, podría experimentar un gran alivio.

De manera similar, si la sociedad reconociera a ese tipo de personalidad como a un ser enfermo, al igual que hoy en día aíslan al que tiene viruela, podrían ocurrir recuperaciones tanto sociales como económicas.

No es muy probable que las cosas mejoren mucho mientras se permita que un 20% de la población domine y perjudique las vidas e industria del 80% restante.

Ya que el estilo político actual es el gobierno por la mayoría, entonces debería expresarse en nuestras vidas diarias la cordura de la mayoría, sin la interferencia y la destrucción de los socialmente enfermos.

Lo lamentable de esto, es que estas personas no permiten que se les ayude, y si se intentara hacerlo, no responderían al tratamiento.

La comprensión de estas personalidades y la capacidad de reconocerlas, podría traer un cambio importante a la sociedad y a nuestras vidas.


¿Cómo Scientology me ayuda con...?
La personalidad antisocial tiene un terror oculto a los demás.

¿Cómo Scientology me ayuda con...?
Todos los demás son enemigos a quienes se debe destruir de manera encubierta o manifiesta.

¿Cómo Scientology me ayuda con...?
Un indicio de la personalidad antisocial es que principalmente trata con afirmaciones críticas u hostiles, invalidación y supreción general.



La personalidad antisocial
La personalidad social
Términos y definiciones básicas
Manejo de PTS
Sugerencias de estudio adicional

| Anterior | Índice | Siguiente |


¿Cómo Scientology me ayuda con...? Sitios afines Librería Test de la Personalidad Más Información


| Glosario de términos de Scientology | Librería | Página principal |
| Encuesta acerca de este site de Scientology | Servicios introductorios |
| Sitios afines de Scientology | Más sobre Cienciología |

© 1996-2011 Iglesia de Scientology Internacional. Todos los derechos reservados.
Para información sobre marcas registradas. Filosofía Religiosa Aplicada de Cienciología.