¿Cómo Scientology me ayuda con...?
Página Principal Sitos Relacionados Librería Test de la Personalidad Más Información

RELACIONES

METAS EN LA VIDA

FAMILIA

NIÑOS

CARRERAS

METAS EN LA VIDA;
EL FUTURO


DEPENDENCIA A LAS DROGAS

AUTOESTIMA

INTEGRIDAD

COMUNICACIÓN

PROBLEMAS EN
EL ESTUDIO


LOS CONFLICTOS

SOLUCIONES

EMOCIONES NO DESEADAS

EL ESTRÉS

NEGATIVISMO


Los Niños
Los Niños:
CURSOS GRATUITOS
POR INTERNET

¿Cómo Scientology me ayuda con...?


    ¿Cómo
Scientology
    me ayuda
         con...?


El derecho de un niño a contribuir

Usted no tiene derecho a negar a su niño el derecho a contribuir.

Un ser humano sólo se siente competente y capaz mientras se le permita contribuir tanto o más que lo que se le ha contribuido a él.

Un hombre puede contribuir en exceso y sentirse seguro en un entorno. Empieza a sentirse inseguro en el momento en que su contribución es insuficiente, lo que quiere decir que da menos de lo que recibe. Si no lo cree, acuérdese de una ocasión en la que todo el mundo trajo algo para la fiesta y usted no. ¿Cómo se sintió?

Un ser humano desconfiará y se rebelará contra cualquier fuente que contribuya a él más de lo que él contribuya a esta.

Los padres, por supuesto, contribuyen más a un niño de lo que el niño contribuye a ellos. Tan pronto como el niño se dé cuenta de ello, se entristece. Busca aumentar su nivel de contribución y si no lo logra, se enfada contra la fuente de la contribución. Empieza a detestar a sus padres. Estos intentan contrarrestar esta rebelión dándole más. El niño se rebela más. Esta es una espiral descendente mala, porque al final el niño caerá en la apatía.

Debe dejar que el niño contribuya. No le puede ordenar que contribuya. No puede ordenarle que corte el césped y luego pensar que eso es una contribución. Él tiene que idear su contribución y luego darla. Si no la ha seleccionado, no es suya, eso es sólo otra forma más de control.

Un bebé contribuye intentando hacerle sonreír. El bebé se lucirá. Cuando sea algo mayor bailará para usted, le traerá palitos o intentará repetir los movimientos que usted hace al trabajar para ayudarle. Si no acepta esas sonrisas, esos bailes, esos palitos, esos movimientos de trabajo con el espíritu con el que son dados, habrá empezado a interrumpir la contribución del niño. A partir de entonces, empezará a ponerse ansioso. Hará cosas imprudentes y extrañas a sus pertenencias (las de usted), en un esfuerzo por “mejorarlas” para usted. Usted le reñirá. Eso acabará por arruinarle.

Algo más entra en acción aquí. Y esto es la información. ¿Cómo puede un niño saber cómo contribuir con usted, o con su familia y su hogar, si no tiene ni idea de los principios operativos por los cuales se rige esta familia?

Una familia es un grupo con el objetivo común de la supervivencia y el progreso del grupo. Al niño al que no se le permite contribuir con nada o que no logra comprender los objetivos o los principios de trabajo de la vida familiar se le aleja de la familia. Se le muestra que no es parte de la familia porque no puede contribuir. Por lo tanto se convierte en un ser anti-familia y ese es el primer paso en el camino hacia un ser antisocial. El niño derrama la leche, molesta a sus invitados y grita por su ventana “jugando”. Llegará incluso a enfermarse sólo para hacerle trabajar. Se le muestra que él no es nada, mostrándole que no es lo suficientemente poderoso para contribuir.

Usted no puede hacer otra cosa más que aceptar las sonrisas, los bailes y los palitos de los pequeños. Pero tan pronto como un niño pueda comprender, debería proporcionársele un relato completo de la forma en que funciona la familia.

¿Cuál es el origen de su paga? ¿Cómo es que hay comida? ¿Ropa? ¿Una casa limpia? ¿Un automóvil?

Papá trabaja. Consume horas e ingenio y músculos, y a cambio recibe dinero. El dinero, al pagarlo en la tienda, compra la comida. Hay que cuidar del automóvil porque no sobra el dinero. Una casa tranquila y cuidar de papá significa que papá trabaja mejor y eso quiere decir comida, ropa y automóviles.

La educación es necesaria porque uno gana más después de que ha aprendido.

El juego es necesario para darle una razón al trabajo duro.

Proporciónele el cuadro completo. Si ha estado rebelándose, puede que siga rebelándose. Sin embargo, tarde o temprano se avendrá a razones.

Lo que un niño necesita en primer lugar es seguridad. Parte de esa seguridad es la comprensión. Y parte de ella es un código de conducta que sea invariable. Lo que hoy va contra la ley no puede ignorarse mañana.

Usted puede manejar a un niño físicamente para defender sus derechos (los de usted), en tanto que él pueda poseer lo que posee y pueda contribuir y trabajar para usted.

Los adultos tienen derechos. Él debe saber esto. Un niño tiene como objetivo crecer. Si un adulto no tiene más derechos que él, ¿para qué crecer? ¿Quién demonios quiere ser un adulto hoy en día, de todas formas?

El niño tiene un deber hacia usted. Tiene que ser capaz de cuidarle; no como una ilusión de que lo está haciendo, sino de verdad. Y usted tiene que tener paciencia al permitirle que le cuide torpemente hasta que por pura experiencia, no por sus indicaciones, él aprenda cómo hacerlo bien. ¿Cuidar al niño? ¡Tonterías! Probablemente él tiene una mejor comprensión de las situaciones inmediatas de la que usted tiene, pobre adulto abatido. Sólo cuando un niño está casi psicótico por la aberración puede estar propenso a tener accidentes.

Usted se encuentra bien y disfruta de la vida porque no es propiedad de nadie. Usted no podría disfrutar de la vida si se le condujera de un lugar a otro como a una oveja y se le poseyera. Se rebelaría. Si su rebelión fuera reprimida, usted se volvería un subversivo. En eso es en lo que convierte a su niño cuando lo posee, lo maneja y lo controla.

Como padre, debería saber que potencialmente el niño es más cuerdo que usted y el mundo es mucho más brillante para él. Su sentido de los valores y de la realidad están más agudizados. No haga que se emboten. De esta forma su niño será un ser humano selecto, esforzado, un ser humano con éxito. Si usted se convierte en su amo, le controla, maneja y rechaza, conseguirá el tratamiento que merece, o sea, la rebelión subversiva.



Cómo vivir con los niños
El derecho de un niño a contribuir
Cómo trabajar con la buena voluntad del niño
El permitir que trabajen los niños
Sugerencias de estudio adicional

| Anterior | Índice | Siguiente |


¿Cómo Scientology me ayuda con...? Sitios afines Librería Test de la Personalidad Más Información


| Glosario de términos de Scientology | Librería | Página principal |
| Encuesta acerca de este site de Scientology | Servicios introductorios |
| Sitios afines de Scientology | Más sobre Cienciología |

© 1996-2011 Iglesia de Scientology Internacional. Todos los derechos reservados.
Para información sobre marcas registradas. Filosofía Religiosa Aplicada de Cienciología.