¿Cómo Scientology me ayuda con...?
Página Principal Sitos Relacionados Librería Test de la Personalidad Más Información

RELACIONES

METAS EN LA VIDA

FAMILIA

NIÑOS

CARRERAS

METAS EN LA VIDA;
EL FUTURO


DEPENDENCIA A LAS DROGAS

AUTOESTIMA

INTEGRIDAD

COMUNICACIÓN

PROBLEMAS EN
EL ESTUDIO


LOS CONFLICTOS

SOLUCIONES

EMOCIONES NO DESEADAS

EL ESTRÉS

NEGATIVISMO


Herramientas para el Entorno Laboral
Herramientas para el Entorno Laboral:
CURSOS GRATUITOS
POR INTERNET

¿Cómo Scientology me ayuda con...?


    ¿Cómo
Scientology
    me ayuda
         con...?


La confusión y el dato estable

Una confusión puede definirse como cualquier conjunto de factores o circunstancias que no parecen tener solución inmediata alguna. En términos más amplios, una confusión es movimiento fortuito.

Si estuviera en medio de un tráfico intenso, es posible que se sintiera confuso por todo el movimiento que pasa zumbando a su alrededor. Si estuviera en medio de una fuerte tormenta con hojas y papeles volando a su alrededor, es probable que se sintiera confuso.

¿Es posible comprender realmente una confusión? ¿Existe una “anatomía de la confusión”? Sí, existe.

Si fuera el encargado de una centralita telefónica y tuviera diez llamadas llegando a su centralita a la vez, podría sentirse confuso. Pero, ¿existe una respuesta a esta situación? Si como capataz de un taller tuviera tres emergencias y un accidente al mismo tiempo, podría sentirse confuso. Pero, ¿hay alguna solución para esto?

Una confusión sólo es una confusión mientras todas las partículas están en movimiento. Una confusión sólo es una confusión mientras ninguno de sus factores se defina o se entienda con claridad.

La confusión es la causa básica de la estupidez. Para la persona estupida, todo es confuso, excepto las cosas más sencillas. Por consiguiente, si conociéramos la anatomía de la confusión, seríamos más inteligentes, sin importar lo inteligentes que seamos ahora.

Si alguna vez ha tenido que enseñar algo a un joven ambicioso pero no muy inteligente, entenderá bien esto. Trata de explicarle cómo funciona algo. Se lo dice una y otra vez, y lo deja actuar por su cuenta y pronto provoca un verdadero lío. “No entendió”, “no lo captó”. Usted puede simplificar su propia comprensión de la incomprensión del joven diciendo con mucha razón que “él estaba confuso”.

Cuando la educación fracasa, en el noventa y nueve por ciento de los casos, se debe a que el estudiante estaba confuso.

No sólo en el ámbito del trabajo, sino en la vida misma, cuando el fracaso es inminente; este se origina, de una manera u otra, en la confusión. Para aprender cómo funciona una máquina o para vivir la vida, la persona debe ser capaz de hacer frente a la confusión o desbaratarla.

En Scientology tenemos una doctrina (un principio) sobre la confusión. Se llama la Doctrina del Dato Estable.

Si viera una gran cantidad de trocitos de papel volando en una habitación le parecerían confusos hasta que eligiera uno y considerara que todos los demás se estaban moviendo con respecto a ese. En otras palabras, un movimiento confuso puede entenderse al concebirse que un elemento carece de movimiento.

En un flujo de tráfico, todo sería confusión a menos que concibiera que un automóvil no se mueve en relación a los demás y de esa manera viera a los demás en relación a él.

El encargado de la centralita que recibe diez llamadas a la vez, resuelve la confusión señalando, correcta o incorrectamente, una llamada como la primera que va a recibir su atención. En cuanto decide qué llamada contestar primero, la confusión de las diez llamadas se reduce de inmediato. El capataz de un taller que se enfrenta a tres emergencias y un accidente, sólo necesita elegir lo primero que recibirá su atención para iniciar el ciclo de hacer que vuelva el orden de nuevo.

La confusión continuará hasta que uno seleccione un dato, un factor, un aspecto particular en una confusión de partículas. Lo que se selecciona y se usa se convierte en el dato estable para todo lo demás.

Todo cuerpo de conocimiento, de manera más particular y exacta, se construye a partir de un dato. Ese es su dato estable. Si lo invalida, todo ese conocimiento se desintegra. Un dato estable no tiene por qué ser un dato correcto. Simplemente es el que evita que las cosas se vuelvan confusas y respecto al que se alinean los demás.

Ahora bien, al enseñarle a un joven ambicioso cómo utilizar una máquina, él no entendió las instrucciones que usted le dio; si fue así, la razón es que no tenía un dato estable.


¿Cómo Scientology me ayuda con...?
Una confusión existe cuando todas las partículas están en movimiento.

¿Cómo Scientology me ayuda con...?
Se vuelve menos confusa cuando se aisla una de ellas y se vuelve el dato estable para los demás.


En primer lugar, debió hacer que entendiera un hecho; al captarlo, habría podido captar los demás. Por consiguiente, la persona es estúpida o está confusa en cualquier situación que provoque confusión hasta que comprende plenamente un hecho o un elemento.

Aunque las confusiones parezcan grandes y difíciles de superar, se componen de datos, factores o partículas. Tienen partes. Comprenda una a fondo y localícela por completo. Después analice cómo las demás actúan en relación a ella. Habrá traído estabilidad a la confusión y, al relacionar otros elementos con el que ha comprendido, pronto podrá dominarla por completo.

Al enseñarle a un muchacho a trabajar con una máquina, no le lance un torrente de información para después señalar sus errores; eso es una confusión para él, le lleva a responder de manera estúpida. Encuentre un punto de entrada a su confusión, un dato. Dígale: “Esta es una máquina”. Tal vez se lanzaron todas esas instrucciones a una persona que no tenía verdadera certeza, ni un verdadero orden de existencia. Dígale: “Esta es una máquina”. Y luego, haga que esté seguro de eso. Haga que la sienta, que la toque, que mueva sus partes. Dígale: “Esta es una máquina”. Y le sorprenderá el tiempo que se puede necesitar para hacer esto, pero también se sorprenderá al ver como aumenta su certeza. De todas las complejidades que él debe aprender para hacerla funcionar, en primer lugar debe conocer un dato. Ni siquiera es importante cuál es el dato que él aprenda bien primero; más allá de esto, es mejor enseñarle un dato fundamental que sea sencillo. Puede enseñarle lo que la máquina hace, puede explicarle el producto final, puede decirle por qué él fue seleccionado para trabajar con esta máquina. Pero debe hacer que un dato fundamental esté claro para él, de otra manera se perderá en una confusión.

La confusión es falta de certeza. La confusión es estupidez. La confusión es inseguridad. Cuando piense en falta de certeza, en estupidez, en inseguridad, piense en la confusión y la habrá entendido por completo.

Entonces, ¿qué es certeza? Ausencia de confusión. ¿Qué es inteligencia? Capacidad para manejar la confusión. ¿Qué es seguridad? Habilidad para pasar a través de la confusión, rodearla, o poner orden en ella. La certeza, la inteligencia y la seguridad son ausencia de confusión o habilidad para manejarla.

¿Cómo se relaciona la suerte con la confusión? La suerte es la esperanza de que una casualidad al azar nos saque de problemas. Depender de la suerte es abandonar el control. Es apatía.



Cómo manejar la confusión en el lugar de trabajo
La confusión y el dato estable
El control y la confusión
Sugerencias de estudio adicional

| Anterior | Índice | Siguiente |


¿Cómo Scientology me ayuda con...? Sitios afines Librería Test de la Personalidad Más Información


| Glosario de términos de Scientology | Librería | Página principal |
| Encuesta acerca de este site de Scientology | Servicios introductorios |
| Sitios afines de Scientology | Más sobre Cienciología |

© 1996-2011 Iglesia de Scientology Internacional. Todos los derechos reservados.
Para información sobre marcas registradas. Filosofía Religiosa Aplicada de Cienciología.