¿Cómo Scientology me ayuda con...?
Página Principal Sitos Relacionados Librería Test de la Personalidad Más Información

RELACIONES

METAS EN LA VIDA

FAMILIA

NIÑOS

CARRERAS

METAS EN LA VIDA;
EL FUTURO


DEPENDENCIA A LAS DROGAS

AUTOESTIMA

INTEGRIDAD

COMUNICACIÓN

PROBLEMAS EN
EL ESTUDIO


LOS CONFLICTOS

SOLUCIONES

EMOCIONES NO DESEADAS

EL ESTRÉS

NEGATIVISMO


Herramientas para el Entorno Laboral
Herramientas para el Entorno Laboral:
CURSOS GRATUITOS
POR INTERNET

¿Cómo Scientology me ayuda con...?


    ¿Cómo
Scientology
    me ayuda
         con...?


El control y la confusión

Existe el buen control y el mal control. La diferencia entre ellos es la certeza y la falta de ella. El buen control tiene certeza, es positivo y predecible. El mal control no tiene certeza, es variable e impredecible. Con buen control la persona puede tener certeza, con mal control nunca la tiene. Un capataz que impone una regla hoy pero mañana no, que obliga a Jorge a obedecer pero no obliga a Jaime, está ejerciendo mal control; como consecuencia de esto surgirán la incertidumbre y la inseguridad, sin importar cuales sean sus atributos personales.

Como puede existir tanto control carente de certeza y lleno de estupidez, algunas personas pueden llegar a creer que todo control es malo. Pero eso está muy lejos de ser verdad. El control es necesario si queremos poner orden en las confusiones. Para hacer cualquier cosa, lo que sea, debemos ser capaces de controlar, por lo menos en cierta medida, las cosas, nuestro cuerpo, nuestros pensamientos.

Una confusión podría denominarse como un movimiento al azar que está fuera de control. Sólo aquellos que puedan ejercer cierto control sobre ese movimiento al azar, podrán manejar confusiones. Los que no pueden ejercer control producen, en efecto, confusiones.

La diferencia entre el buen control y el mal control se vuelve entonces más obvia. La diferencia entre bueno y malo es una cuestión de grado. Un control completo y positivo es el que otros pueden predecir. Por consiguiente, es buen control. Un control negativo y descuidado no puede predecirse, por lo tanto es mal control. La intención también tiene algo que ver con el control. El control puede usarse para fines constructivos o destructivos; pero descubrirá que cuando la intención se dirige a fines destructivos se usa mal control.

Así pues, la confusión es un tema muy amplio. Quizás parezca un tanto extraño que la confusión en sí se utilice aquí como blanco. Pero usted encontrará que es un común denominador excelente para todo lo que consideramos malo en la vida. Y si podemos dominar las confusiones, nuestra atención quedará libre para la actividad constructiva. Mientras nos confundan las confusiones, sólo podremos pensar en algo destructivo; ya que lo que más deseamos, es destruir la confusión.

Así que aprendamos primero cómo destruir las confusiones. Lo que resulta, según veremos, bastante simple. Cuando todas las partículas parecen estar en movimiento, detengamos una y veamos cómo se mueven las demás con respecto a ella y así tendremos menos confusión presente. Al escoger una como dato estable se pueden alinear las demás. De esta manera, una emergencia, una máquina, un trabajo o la vida misma, pueden contemplarse y comprenderse, y uno puede ser libre.

Veamos cómo funciona esto. Hay una serie de factores que podrían influir para obtener, conservar y mejorar un trabajo. Podemos manejar todo el problema, como con frecuencia lo hace la gente, introduciendo en el problema el dato único: “Yo puedo conseguir y conservar un trabajo”. Al aferrarse a este dato como única creencia, las confusiones e inseguridades de la vida causan menos efecto en el individuo y confunden menos.

Pero supongamos que se hizo esto. Supongamos que cuando era joven, y sin investigar más el problema, cerró los ojos, apretó los dientes y dijo: “Yo puedo conseguir y conservar un trabajo, pase lo que pase. Por lo tanto, no voy a preocuparme más por el aspecto económico de la existencia”. Bien, eso estaba bien.

Más adelante, y sin previo aviso, lo despiden. Se queda sin trabajo durante diez semanas. Entonces, aunque haya conseguido un nuevo trabajo, se siente menos seguro, menos confiado. Digamos que después ocurre algún accidente y de nuevo se queda sin trabajo. Al estar otra vez sin trabajo, se siente una vez más, aún menos confiado, aún menos seguro. ¿Por qué?

Veamos el lado opuesto de esta Doctrina del Dato Estable. Al hacerlo, nos damos cuenta de que el dato estable hace que las confusiones se mantengan sin efecto, y cuando el dato estable se sacude, la confusión se presenta de nuevo.

Imaginemos que una confusión se detuvo. Aún está dispersa, pero se ha detenido. “¿Qué la detuvo? La adopción de un dato estable. Digamos que en casa alguien tiene serios disgustos con su suegra. Un día, después de una pelea, sale con paso airado, y en un momento de inspiración se dice a sí mismo: “Todas las suegras son malas”. Es una decisión. Correcto o incorrecto, es un dato estable adoptado en una confusión. De inmediato se siente mejor. Ahora puede hacerse cargo del problema o vivir con él. Sabe que todas las suegras son malas. No es verdad, pero es un dato estable. Cierto día, cuando él está en dificultades, su suegra sale en su ayuda, con lealtad inquebrantable, y paga no sólo la renta sino también las demás deudas. De inmediato se siente muy confuso. Este acto de amabilidad no debe ser algo que cause confusión, después de todo, ¿no resolvió ella el problema? ¿Entonces por qué se siente molesto? Porque se le ha sacudido el dato estable. Toda la confusión del problema previo vuelve a entrar en acción al demostrarse la falsedad del dato estable.

Para confundir a cualquiera, todo lo que tiene que hacer es encontrar sus datos estables e invalidarlos. Sólo es necesario sacudir por medio de críticas o pruebas, esos pocos datos estables para que de nuevo entren en acción todas las confusiones de la persona.

Como se ve, los datos estables no tienen por qué ser verdaderos, simplemente se adoptan. Al adoptarlos, los demás datos se consideran en relación a estos. Por lo tanto, la adopción de cualquier dato estable tenderá a anular la confusión a la que se dirige. Pero si se sacude, se invalida o se desmiente dicho dato estable, la persona se queda de nuevo con la confusión. Por supuesto, lo único que se debe hacer es adoptar un nuevo dato estable o colocar otra vez el antiguo dato estable en su lugar, pero hay que saber Scientology para conseguir hacer esto con facilidad.

Digamos que la persona no siente temor en relación a la economía nacional porque una figura política heroica está tratando de hacer todo lo que puede. Ese hombre es el dato estable para todas las confusiones que pueda tener respecto a la economía nacional, así que la persona “no está preocupada”. Pero un día las circunstancias o sus enemigos políticos lo sacuden a él como dato. “Prueban” que él fue realmente deshonesto. Así que uno vuelve a preocuparse por la economía nacional. Quizás adoptó cierta filosofía porque el orador parecía un tipo agradable. Luego alguien le demuestra cuidadosamente que el orador en verdad era un ladrón o algo peor. Uno adoptó esa filosofía porque necesitaba estar libre de sus pensamientos hasta cierto punto. Al invalidar al orador, de inmediato regresa la confusión que se tenía al principio.

Muy bien. Observamos la confusión en el mundo del trabajo cuando éramos jóvenes y la contuvimos al afirmar con firmeza: “Yo puedo conseguir y conservar un trabajo”; ese era el dato estable. Conseguimos un trabajo, pero nos despidieron. Así que la confusión del mundo del trabajo se volvió más confusa. Si sólo tenemos este dato estable: “Yo puedo conseguir y conservar un trabajo”, entonces, es seguro que vamos a pasar por algunos períodos de confusión en la vida laboral. Un dato estable mucho, mucho mejor sería: “Comprendo la vida y los trabajos. Por lo tanto, puedo conseguirlos, conservarlos y mejorarlos”.

La confusión no necesita ser una parte inevitable y persistente de la vida laboral de una persona. Al emplear la Doctrina del Dato Estable, se puede introducir, de forma gradual, orden y comprensión en cualquier situación.



Cómo manejar la confusión en el lugar de trabajo
La confusión y el dato estable
El control y la confusión
Sugerencias de estudio adicional

| Anterior | Índice | Siguiente |


¿Cómo Scientology me ayuda con...? Sitios afines Librería Test de la Personalidad Más Información


| Glosario de términos de Scientology | Librería | Página principal |
| Encuesta acerca de este site de Scientology | Servicios introductorios |
| Sitios afines de Scientology | Más sobre Cienciología |

© 1996-2011 Iglesia de Scientology Internacional. Todos los derechos reservados.
Para información sobre marcas registradas. Filosofía Religiosa Aplicada de Cienciología.