¿Cómo Scientology me ayuda con...?
Página Principal Sitos Relacionados Librería Test de la Personalidad Más Información

RELACIONES

METAS EN LA VIDA

FAMILIA

NIÑOS

CARRERAS

METAS EN LA VIDA;
EL FUTURO


DEPENDENCIA A LAS DROGAS

AUTOESTIMA

INTEGRIDAD

COMUNICACIÓN

PROBLEMAS EN
EL ESTUDIO


LOS CONFLICTOS

SOLUCIONES

EMOCIONES NO DESEADAS

EL ESTRÉS

NEGATIVISMO


Objetivos y Metas
Objetivos y Metas:
CURSOS GRATUITOS
POR INTERNET

¿Cómo Scientology me ayuda con...?


    ¿Cómo
Scientology
    me ayuda
         con...?



Para que un individuo, grupo u organización alcance una meta deseada, se requiere el conocimiento de determinados principios sobre el tema de la organización.

Cuando examinamos el tema de la organización en su forma más simple, cuando buscamos ciertas acciones o circunstancias clave que hacen que funcione la organización, cuando necesitamos un resumen muy simple, muy vital, para enseñar a la gente lo que producirá resultados, encontramos sólo unos cuantos puntos que necesitamos recalcar.

El propósito de la organización es HACER QUE LA PLANIFICACIÓN SE CONVIERTA EN UN HECHO.

Un hecho es un estado o cosa que existe en la realidad.

La organización no es simplemente un sistema extravagante, complejo, que se hace porque sí. Eso es el colmo de la burocracia. Gráficas por el hecho de tener gráficas, reglas por el hecho de tener reglas, sólo resultan en fracasos.

La única virtud (no siempre mala) de una estructura compleja, difícil de manejar, e insensatamente burocrática, es que da trabajo a los los empleados de producción con unas inspecciones militantes (agresivas) y un control innecesario; la organización con el único objetivo de dar empleo, no es mala, pero más allá de proporcionar el empleo, es inútil; y sólo cuando se le da demasiada autoridad, es destructiva.

Los reyes de Francia y de otros países, solían inventar títulos y deberes para dar que hacer a las hordas de nobles parásitos; y así mantenerles en la corte, vigilados; y para que no se metieran en líos en las provincias donde podrían agitar a su propia gente. Títulos como el de “Custodio de los Escabeles”, “Poseedor del Camisón real” por los cuales se luchaba, eran comprados, vendidos y mantenidos con ferocidad.

El buscar una posición social, el esfuerzo por ser más importante y el tener una razón personal para ser y para ser respetado obstaculiza los esfuerzos honestos para organizar de forma efectiva, con el objetivo de conseguir hacer algo, y para hacer que algo esté en buenas condiciones económicas.

La organización porque sí, en la práctica real, erige un monstruo con el que se hace tan difícil vivir que acaba siendo derrocado. Las pérdidas de producción, los impuestos elevados, la interferencia irritante o espantosa con la gente o con los productores reales invitan y llevan a la bancarrota o a la revolución, a menudo a las dos, incluso en compañías comerciales.

Por lo tanto, para que una organización (corporación, compañía, negocio, grupo, etc.) sea significativa, útil y duradera, tiene que encajar en la definición anterior:

HACER QUE LA PLANIFICACIÓN SE CONVIERTA EN UN HECHO.

En las compañías y los países no hay una escasez real de sueños. Todos, excepto los jefes más depravados (corruptos o inmorales) de las compañías o los estados, desean ver una mejora específica o general. Esto es también cierto en cuanto a sus ejecutivos, y ya que forma la base de casi todas las revueltas, es verdaderamente cierto en lo que respecta a los trabajadores. De arriba abajo, entonces, existe en la inmensa mayoría, un deseo de mejora.

Más comida, más beneficios, más salarios, más facilidades y, en general, más y mejor de cualquier cosa que ellos crean que es buena o beneficiosa. Esto también incluye menos de lo que ellos, en general, consideran que es malo.

Los programas que reciben un apoyo general consisten de más de lo que es beneficioso y menos de lo que es perjudicial. “Más comida, menos enfermedad”, “más edificios agradables, menos chozas”, “más tiempo libre, menos trabajo”, “más actividad, menos desempleo”, son ejemplos típicos de programas valiosos y aceptables.

Pero el tener sólo un programa es tener sólo un sueño. En las compañías, en los partidos políticos, los programas útiles son muy numerosos. Sólo sufren de falta de ejecución.

Ocurren todo tipo de variaciones en el fracaso de los programas. El programa es demasiado grande. La mayoría no lo considera deseable. No se necesita en absoluto. Sólo beneficiaría a unos pocos. Estas son razones superficiales. La razón básica es falta de pericia organizacional.

Cualquier programa, demasiado ambicioso, parcialmente aceptable, necesario o no, se puede llevar a efecto, si se organiza correctamente.

Los planes quinquenales que estaban de moda en algunas naciones eran muy valiosos y casi ninguno lograba sus objetivos. La razón no era que fuesen irreales, demasiado ambiciosos o generalmente inaceptables. La razón de tales fracasos era y es la falta de organización.

No son los sueños del hombre los que le fallan. Es la falta de la pericia requerida para hacer que esos sueños se conviertan en realidad.

La buena administración tiene dos objetivos distintos:

1. Perpetuar (prolongar la existencia de) una compañía existente, una cultura o una sociedad.

2. Hacer que la planificación se convierta en un hecho.

Dada una base sobre la que operar,–es decir, tierra, gente, equipo y una cultura–, uno necesita una buena estructura administrativa de algún tipo para mantenerla.

De ahí que los puntos (1) y (2) mencionados arriba se conviertan sólo en (2). El plan es: “Continuar la entidad existente”. Ninguna compañía o país continúa a menos que uno continúe poniéndola ahí.

Por lo tanto es necesario un sistema administrativo de algún tipo, no importa lo burdo que sea, para perpetuar cualquier grupo o subdivisión de un grupo. Incluso un rey o un jefe o un administrador, que no tenga ningún otro sistema de apoyo y al que uno pueda llevar las disputas acerca de la tierra o el agua o la paga, es un sistema administrativo. El capataz de un equipo de personas que lo único que hacen es cargar camiones mantiene funcionando un sistema administrativo increíblemente complejo.

Las compañías y los países no funcionan sólo porque estén ahí o porque sean tradicionales. Se les pone ahí continuamente por medio de una forma u otra de administración.

Cuando todo un sistema de administración desaparece o se pierde o se olvida, occure un colapso; a menos que se ponga de inmediato en su lugar un sistema nuevo o substitutivo.

El cambiar al jefe de un departamento, y no digamos a un director general y mucho menos a un gobernante, puede destruir una parte del todo, ya que el viejo sistema, desconocido, descuidado u olvidado, puede cesar y no se pone en su lugar un nuevo sistema que se entienda. Las transferencias frecuentes dentro de una comañía o un país puden mantener todo el grupo pequeño, desordenado y confuso, ya que esas transferencias detruyen la poca administración que podría haber.

Por lo tanto, si los cambios o errores administrativos o la escasez puden derrumbar a cualquier tipo de grupo, es vital conocer el tema básico de la organización

Incluso si el grupo está siendo efecto –es decir que no origaina nada, sólo se defiende frente a la amenaza del desastre–, aún debe planificar. Y si planifica, de alguna manera debe hacer que el plan se haga o se ejecute. Incluso la simple situación de una fortaleza atacada necesita que se le defienda mediante una planificación, y que se lleve a cabo el plan aunque sea muy burdo. La orden: “Expulsen al invasor que está atacando la muralla del sur”, es el resultado de la observación y la planificación, no importa que tan breve e incompleta. La defensa de la muralla del sur se logra en base a algún sistema de administración, incluso, aunque sólo consista de sargentos que al oir la orden lanzan a sus hombres hacia la muralla del sur.

Una compañía fuertemente endeudada tiene que planear, aunque sólo sea para esquivar a sus acreedores, y tiene que existir algún sistema administrativo incluso para hacer eso.

El terrible desaliento de un joven líder que planea una nueva y poderosa era, sólo para encontrarse a sí mismo tratando con viejas y débiles fallas se puede atribuir no a su “loca ambición” o “irrealidad”, sino a su falta de pericia organizativa.

Incluso los presidentes electos o los primeros ministros de las democracias son víctimas de tan terrible desaliento. No es que “no cumplan con sus promesas electorales” o “que traicionen a la gente”, como se afirma a menudo. Ellos, al igual que los parlamentarios, simplemente no tienen los rudimentos (fundamentos) de la pericia organizativa. No pueden llevar a efecto sus promesas electorales, no porque sean demasiado pretenciosas (que suenen grandes e importantes), sino porque son políticos, no administradores.

A algunos hombres les parece suficiente el soñar sueños maravillosos. Sólo porque los soñaron sienten que ahora deberían hacerse realidad. Se sienten muy ofendidos cuando no sucede.

Naciones enteras, por no decir nada de las firmas o sociedades o grupos comerciales, han vivido décadas de incierta agitación porque los sueños y planes básicos nunca llegaron a buen término.

Ya sea que uno esté planeando un gran crecimiento económico para la región más pobre del planeta o un cobertizo de carga más cerca de la carretera, se encontrará que la distancia entre el plan y la realidad es la falta de pericia administrativa.

La ignorancia técnica, las finanzas, incluso la falta de autoridad y la misma planificación irreal no son ninguna de ellas verdaderas barreras entre la planificación y la realidad.



La escala de administración
Hacer que la planificación se convierta en un hecho
Planes y programas
Sugerencias de estudio adicional

| Anterior | Índice | Siguiente |


¿Cómo Scientology me ayuda con...? Sitios afines Librería Test de la Personalidad Más Información


| Glosario de términos de Scientology | Librería | Página principal |
| Encuesta acerca de este site de Scientology | Servicios introductorios |
| Sitios afines de Scientology | Más sobre Cienciología |

© 1996-2011 Iglesia de Scientology Internacional. Todos los derechos reservados.
Para información sobre marcas registradas. Filosofía Religiosa Aplicada de Cienciología.