Página Principal Sitos Relacionados Librería Test de la Personalidad Más Información

La Tecnología de Estudio La Tecnología
de Estudio:
CURSOS GRATUITOS


RELACIONES

METAS EN LA VIDA

FAMILIA

NIÑOS

CARRERAS

METAS EN LA VIDA;
EL FUTURO


DEPENDENCIA A LAS DROGAS

AUTOESTIMA

INTEGRIDAD

COMUNICACIÓN

PROBLEMAS EN
EL ESTUDIO


LOS CONFLICTOS

SOLUCIONES

EMOCIONES NO DESEADAS

EL ESTRÉS

NEGATIVISMO
¿Cómo Scientology me ayuda con...?


    ¿Cómo
Scientology
    me ayuda
         con...?



El ser un estudiante con éxito requiere, sin embargo, algo más que sólo querer aprender. Existen trampas y para vencerlas los estudiantes tienen que saber cómo aprender de forma efectiva.

Se ha descubierto que hay tres barreras concretas que pueden bloquear la capacidad de una persona para estudiar y de esta forma, su capacidad para poder educarse. Estas barreras producen de hecho conjuntos diferenciados de reacciones físicas y mentales. Si uno conoce y comprende qué son estas barreras y cómo tratarlas, su capacidad para estudiar y aprender aumentarán en gran medida.


La primera barrera: la ausencia de masa

En la tecnología de estudio hacemos referencia a la masa y al significado de un tema. Con masa queremos decir los objetos físicos reales, las cosas de la vida. El significado de un tema es lo que quiere decir, o las ideas o la teoría del mismo.

El intentar educar en la ausencia de la masa con la que se relaciona la tecnología es muy duro para el estudiante.

Si estuviera estudiando acerca de tractores, la masa sería un tractor. Podría estar estudiando un libro de texto con todo lo que hay que saber sobre tractores: cómo hacer funcionar los controles, los diferentes tipos de accesorios que se pueden usar, en otras palabras, todo el significado. Pero, ¿se puede imaginar lo poco que comprendería si jamás hubiera visto realmente un tractor?

Tal ausencia de masa puede realmente hacer que un estudiante se sienta aplastado. Puede hacer que se sienta encorvado, como mareado, como muerto, aburrido y exasperado.

Las fotografías o las películas pueden ayudar porque representan una promesa o esperanza de la masa. Pero si uno estudia acerca de tractores, ¡la página impresa y la palabra hablada no son un sustituto para un tractor de verdad!



El no tener la masa sobre lo que uno está estudiando puede hacer que el estudiante se sienta encorvado, mareado, como muerto, aburrido y exasperado. La página impresa no es un sustituto para la masa real.


El educar a una persona sobre una masa que no tiene y que no está disponible, puede producir algunas reacciones físicas incómodas y que distraen.

Si estuviera tratando de enseñarle a alguien todo acerca de los tractores, pero no le mostrara ninguno ni le permitiera experimentar la masa de un tractor, acabaría sintiendo la cara aplastada, con dolores de cabeza y sintiendo su estómago raro. Se sentiría mareado de vez en cuando y sus ojos le dolerían a menudo.

Los estudiantes pueden encontrarse con esta barrera a cualquier edad. Digamos que Juanito lo está pasando fatal con la aritmética en la escuela. Usted descubre que tenía un problema de aritmética que tenía que ver con manzanas, pero que nunca tuvo manzanas en su mesa para poder contarlas. Déle unas manzanas y asígnele un número a cada una de ellas. Ahora que tiene un número de manzanas frente a él, no hay ya un número teórico de manzanas.

El punto es que usted podría rastrear el origen de los problemas de Juanito hasta la ausencia de masa y podría remediarla proporcionando la masa; o podría proporcionar un objeto o un sustituto razonable.

Esta barrera al estudio (el estudiar algo sin que su masa esté presente en ningn momento) produce estas reacciones que se reconocen claramente.


El remedio a la ausencia de masa

Como no todos los que estudian tienen la masa real disponible, se han desarrollado herramientas útiles para remediar la falta de masa. Se incluyen en el tema de la demostración.

Demostración viene del latín demonstrare: “Indicar, enseñar, probar”.

El término “demostrar” se define como: “Enseñar, exponer o presentar por medios prácticos”.

Para proporcionar masa, uno haría una demostración. Una forma de llevar a cabo esto es con un “equipo de demostración”. Un equipo de demostración está compuesto de diferentes objetos pequeños, tales como corchos, tapones, clips (sujeta-papeles), tapas de bolígrafo, gomas elásticas, etc. Un estudiante puede usar un equipo de demostración para representar lo que está estudiando y ayudarse a comprender los conceptos.



El demostrar un concepto con diferentes objetos pequeños añade masa a lo que una persona estudia. Esto aumenta la comprensión.

Si un estudiante se topa con algo que no puede resolver por completo, el demostrar la idea con un equipo de demostración le ayudaría a comprenderlo.

Se puede demostrar cualquier cosa con un equipo de demostración: ideas, objetos, interrelaciones o cómo funciona algo. Uno simplemente usa estos pequeños objetos para representar las partes diferentes de algo sobre lo que está estudiando. Los objetos se pueden mover unos con respecto a otros, para mostrar la mecánica y las acciones de un concepto dado.

Otra forma de demostrar algo es haciendo bosquejos.

Alguien que esté en su oficina tratando de resolver algo puede coger lápiz y papel y, a base de bosquejar o hacer diagramas de aquello con lo que trabaja, conseguir captarlo.

Hay una regla que dice así: Si no puede demostrar algo en dos dimensiones, lo ha entendido mal. Es una regla arbitraria (basada en juicio o criterio personal) pero funciona muy bien.



Bosquejar algo le ayuda a uno a resolver las cosas.

Esta regla se usa en ingeniería y arquitectura. Si no se puede elaborar de forma simple y clara en dos dimensiones, hay algo equivocado y no se podrá edificar.

El bosquejar y hacer representaciones en dos dimensiones forma parte de la demostración y de resolver algo.

Un tercer modo de proporcionar masa, para clarificar principios, es a través del uso de la plastilina para llevar a cabo una demostración en plastilina de un principio o concepto.

El propósito de la demostración en plastilina es:

1. Hacer que los materiales que se estudian sean reales para el estudiante.

2. Proporcionar un equilibrio adecuado entre masa y significado.

3. Enseñar al estudiante a aplicar.

Toda la teoría de las demostraciones en plastilina es que añaden masa.

Un estudiante necesita masa para poder comprender algo. Sin ella sólo tiene pensamientos o conceptos mentales. Si se le da la masa, puede clarificarlo, porque tiene masa y espacio en los cuales, entonces, contemplar el concepto que está estudiando.



Los objetos, las acciones, los pensamientos, las ideas, las relaciones o cualquier otra cosa pueden demostrarse en plastilina.


Las demostraciones con equipo de demostración funcionan también basándose en este principio, sólo que una demostración en plastilina representa de forma más fidedigna lo que se quiere demostrar y proporciona más masa.

Cualquier estudiante puede usar plastilina para demostrar una acción, definición, objeto o principio. Se sienta ante una mesa provista de plastilina de distintos colores para su uso. Demuestára el objeto o principio en plastilina, etiquetando cada parte. La plastilina muestra la cosa. No se trata simplemente de una masa de plastilina con una etiqueta encima. Para las etiquetas se usan pequeñas tiras de papel.

Digamos por ejemplo, que un estudiante quiere demostrar un lápiz. Hace un rollo fino de plastilina que viene rodeado por otra capa de plastilina, el rollo fino sobresale un poco por uno de los lados. Al otro lado va un pequeño cilindro de plastilina. Al rollo se le etiqueta “mina” (o “grafito”). La capa externa se etiqueta “madera”. Al pequeño cilindro se le etiqueta “goma”.

La nota clave es la simplicidad.

Se puede demostrar cualquier cosa en plastilina si uno trabaja en ello. Y el simple hecho de trabajar en cómo demostrarlo o mostrarlo con plastilina y etiquetas produce una comprensión renovada.

El secreto de la enseñanza se encuentra en la frase: “¿Cómo lo represento en plastilina?”. Si uno lo puede representar en plastilina, uno lo comprende. Si uno no puede, uno no comprende de verdad lo que es. Así que la plastilina y las etiquetas funcionan sólo si el término o las cosas se entienden de verdad. Y el elaborarlas en plastilina produce una comprensión de las mismas.

El arte no tiene objeto al hacer un trabajo de demostración en plastilina. Las formas son toscas.

Cada cosa que se hace en una demostración en plastilina se etiqueta por separado, no importa lo tosca que sea la etiqueta. Los estudiantes hacen normalmente las etiquetas con trozos de papel o cartulina, escritas con bolígrafo. Cuando se hace una etiqueta, se deja uno de los lados en punta, para facilitar la inserción de la etiqueta en la plastilina.

El procedimiento debería ser: el estudiante hace un objeto, lo etiqueta; hace otro objeto, lo etiqueta; hace un tercer objeto y le pone una etiqueta y así de forma sucesiva y en secuencia. Esto proviene del dato de que el aprendizaje óptimo requiere un equilibrio entre masa y significado, y que demasiado de uno sin el otro puede hacer que el estudiante se sienta mal. Si un estudiante hace todas las masas de su demostración a la vez, sin etiquetarlas, está ahí sentado con todos esos significados amontonados en su mente, en lugar de apuntar cada uno (en forma de etiqueta) según avanza. El procedimiento correcto es etiquetar cada masa según se avanza.

Cualquier objeto, principio o acción puede representarse con un trozo de plastilina y una etiqueta. Las partes de masa se hacen en plastilina, las partes de significado o pensamiento con una etiqueta.

Las direcciones de movimiento o recorrido se indican normalmente con pequeñas flechas. La flecha se puede hacer con plastilina o se puede hacer como un tipo diferente de etiqueta. Esto puede llegar a ser importante. La falta de claridad en la demostración acerca de la dirección en la que algo va o hacia dónde está fluyendo algo, puede hacer que la demostración sea irreconocible.

Las demostraciones en plastilina deben ser grandes. Uno de los propósitos de las demostraciones en plastilina es hacer que los materiales que se estudian sean reales para el estudiante. Si la demostración en plastilina de un estudiante es pequeña (menos masa), puede que no le sea suficientemente real a la persona. Las demostraciones en plastilina grandes tienen más éxito en aumentar la comprensión del estudiante.



Se puede ayudar enormemente a la comprensión de una persona cuando ella elabora algo y lo expresa en forma física.


Una demostración en plastilina bien hecha, que realmente muestre, producirá un cambio maravilloso en el estudiante. Y él retendrá los datos.

Cada uno de estos tres métodos para remediar la ausencia de masa: el usar un equipo de demostración, el bosquejar y las demostraciones en plastilina, deberían usarse ampliamente en cualquier actividad educativa. Pueden significar una gran diferencia en lo bien que un estudiante aprenda y pueda aplicar lo que ha estudiado.



¿ Por qué estudiar?
Las barreras al estudio (parte 1)
Las barreras al estudio (parte 2)
La aclaración de palabras
Sugerencias de estudio adicional

| Anterior | Índice | Siguiente |


¿Cómo Scientology me ayuda con...? Sitios afines Librería Test de la Personalidad Más Información


| Glosario de términos de Scientology | Librería | Página principal |
| Encuesta acerca de este site de Scientology | Servicios introductorios |
| Sitios afines de Scientology | Más sobre Cienciología |

© 1996-2011 Iglesia de Scientology Internacional. Todos los derechos reservados.
Para información sobre marcas registradas. Filosofía Religiosa Aplicada de Cienciología.