Página Principal Sitos Relacionados Librería Test de la Personalidad Más Información

RELACIONES

METAS EN LA VIDA

FAMILIA

NIÑOS

CARRERAS

METAS EN LA VIDA;
EL FUTURO


DEPENDENCIA A LAS DROGAS

AUTOESTIMA

INTEGRIDAD

COMUNICACIÓN

PROBLEMAS EN
EL ESTUDIO


LOS CONFLICTOS

SOLUCIONES

EMOCIONES NO DESEADAS

EL ESTRÉS

NEGATIVISMO


Respuestas a las Drogas
Respuestas a las Drogas:
CURSOS GRATUITOS
POR INTERNET

¿Cómo Scientology me ayuda con...?


    ¿Cómo
Scientology
    me ayuda
         con...?


Analgésicos

Los médicos y otras personas prescriben analgésicios tales como la aspirina, los tranquilizantes, hipnóticos y somníferos, con un deseo bastante comprensible de aliviar el dolor.

Sin embargo, la química y la medicina nunca han sabido con exactitud cómo y por qué funcionan. Estos compuestos se originaron por descubrimientos accidentales de que “estas y aquellas cosas reducen el dolor”.

Los efectos de los compuestos existentes no producen resultados uniformes y con frecuencia tienen efectos secundarios muy negativos.

Como la razón de su funcionamiento era desconocida, se ha avanzado muy poco en el campo de la bioquímica (la química de los procesos y substancias vitales). Si la razón de su funcionamiento se conociera y aceptara, es posible que los químicos pudieran desarrollar verdaderos analgésicios que tuvieran efectos secundarios mínimos.

El dolor o el malestar de naturaleza psicosomática viene de cuadros de imagen mental, creados por el thetán, que presionan contra el cuerpo y le afectan. Por ejemplo, un cuadro de imagen mental de un incidente del pasado, en que la persona se fracturó un brazo, puede reactivarse en el presente; impactando al cuerpo y causando dolor en ese mismo brazo.

Según los resultados de exámenes clínicos, la acción de la aspirina y otros analgésicios es:

A. Inhibir la capacidad del thetán para crear cuadros de imagen mental.

Y también

B. Reducir la capacidad de transmisión eléctrica de los conductos nerviosos.

En consecuencia, el thetán se vuelve estúpido, vacío, olvidadizo, iluso e irresponsable. Cae en un estado en el que se vuelve como “de palo”: sin sentimientos, insensible, incapaz, y no es digno de confianza; de hecho, llega a ser realmente una amenaza para sus semejantes.


¿Cómo Scientology me ayuda con...?
Los analgésicos inhiben la habilidad para crear cuadros de imagen mental.

¿Cómo Scientology me ayuda con...?
También actúan para reducir la capacidad de transmisión eléctrica de los conductos nerviosos.


Cuando el efecto de las drogas desaparece o empieza a desaparecer, poco a poco regresa la habilidad para crear cuadros de imagen mental y con ella se reactivan somáticos (sensaciones del cuerpo, enfermedades, dolores o malestares) con mucha más dureza. Una de las respuestas que la persona tiene ante esto es más drogas. Sin mencionar la heroína, también hay personas adictas a la aspirina. La compulsión nace del deseo de volverse a liberar de los somáticos y las sensaciones indeseadas. El ser se vuelve cada vez más insensible y cada vez necesita mayores cantidades y un uso más frecuente de la droga.

En el aspecto sexual, es común que una persona que toma drogas se sienta muy estimulada al principio. Pero después de las primeras “experiencias”, se vuelve cada vez más difícil lograr el estímulo sexual. El esfuerzo por lograrlo se vuelve obsesivo, mientras que el estímulo en sí mismo es cada vez menos satisfactorio.

El ciclo de la reestimulación de cuadros por medio de las drogas (o de la creación en general) puede incrementar la creación al principio y luego a la larga inhibirla totalmente.

Si alguien tratara de resolver, mediante la bioquímica, el problema de aliviar el dolor, el analgésico menos dañino sería el que inhibiera la creación de cuadros de imagen mental causando un mínimo efecto de sentirse como “de palo” o estúpido, y que fuera soluble en el cuerpo (que se disolviera con facilidad en él) para que se eliminara con rapidez de los nervios y del organismo.

Existen sensaciones indeseadas que las drogas inhiben, sin embargo existe toda un área de sensaciones deseables; y las drogas inhiben todas las sensaciones.

La única defensa que puede hacerse en favor de las drogas es que proporcionan un olvido corto y rápido de la agonía inmediata y permiten que se dé atención a la persona y se produzca la recuperación. Pero aún así, esto es aplicable a personas que no tienen otro sistema para tratar su dolor.

La destreza, la habilidad y el estar alerta son los factores principales para evitar caer en situaciones dolorosas. Todos ellos desaparecen con las drogas. Estas le condicionan para caer en situaciones verdaderamente desastrosas y le mantienen así.

Podemos elegir entre estar muertos con las drogas o estar vivos sin ellas. Las drogas le roban a la vida las sensaciones y las alegrías que, a fin de cuentas, son la única razón para vivir.



La razón detrás del problema de las drogas
Las drogas y sus efectos en la mente
Analgésicos
Sugerencias de estudio adicional

| Anterior | Índice | Siguiente |


¿Cómo Scientology me ayuda con...? Sitios afines Librería Test de la Personalidad Más Información


| Glosario de términos de Scientology | Librería | Página principal |
| Encuesta acerca de este site de Scientology | Servicios introductorios |
| Sitios afines de Scientology | Más sobre Cienciología |

© 1996-2011 Iglesia de Scientology Internacional. Todos los derechos reservados.
Para información sobre marcas registradas. Filosofía Religiosa Aplicada de Cienciología.